Tag Archives: madres

El contexto de Madam Kajy

Me siento extraña, y es por haber escrito en la entrada anterior superficialmente, sin mencionar que estas técnicas me producen terror,y que al mismo tiempo, ello me lleva a reflexionar sobre su contexto.

Foto de blog.elpais

Foto de blog.elpais

La atención a la mujer es muy pobre aquí, en el sentido que al nivel psicológico no se cuida.

No he sido testigo, y por tanto no puedo explicar más detalles cualitativos ni técnicos. No he podido ser testigo tampoco de la relación de ellas con estos métodos, ni de la manera como ellas conducen el proceso. Por ética y por respeto no he estado cuando hacen el trabajo de parto. En ninguna forma podría tranquilizar con mi presencia a una mujer que solo mi color de piel ya suscita desconcierto, sin conocerla, ni a sus costumbres, ni idioma.

De todos modos, al hablar con Madame Kajy gracias a la traducción sencilla de un hombre, he entendido lo difícil que es la situación aquí, y me ha hecho reflexionar mucho.

Natural no significa carente de toda intervención. Natural en Europa es respetado, y es debido a la información que ya se tiene sobre las posibilidades de la mujer de parir sin sufrir violencia obstétrica.

Lo que yo he querido reflejar en la anterior entrada era un intento de expresar lo que muy poco a poco voy constatando y es que la falta de acceso de esta matrona a recursos o equipo humano hace que ella sienta que tiene ambas vidas en sus manos, y que sienta que no tiene otra opción que hacer salir al bebé como sea (eso es literalmente lo que me decía ella) para no poner en riesgo la vida de la madre, ella empuja, aprieta y corta.

Esto me lleva a preguntarme cuanto de la excesiva intervención en el parto es por el miedo del mismo profesional médico. Y cuanto es inversamente proporcional el miedo que siente el profesional con la confianza en la mujer y en el contexto de atención.

Ese miedo, esa vulnerabilidad, que lleva a Madame Kajy a actuar de esta manera, me da a entender la suerte que tenemos en Europa, de que, aunque a algunos profesionales les siga dando miedo contar con el propio poder que tiene la mujer por sí misma cuando pare, haya también tanta información que afirme y ayude a la mujer a tomarlo y se le brinde el apoyo que elige, y se pongan a su disposición las herramientas técnicas que hay para el caso que las necesite.

La presión que siente esta mujer debe de ser enorme. Ella ha aprendido el oficio de su madre y abuela, no ha tenido nunca una formación ni información externa sobre el cuidado maternal.

Lejos del parto respetado y con placer que se puede tener en Europa con el acompañamiento de matronas de parto en casa y con doulas, aquí lo que se encuentra una, es a la mujer pariendo sola sin contención externa.

No tengo ni la más remota idea de lo que es acompañar un parto en medio de la selva sin acceso a recursos. La misma matrona carece de ningún apoyo, ningún contraste o espejo, ningún equipo, esto es África rural, y también es real. Esto está pasando ahora mismo en esta parte del mundo. A mí me produce una enorme tristeza y también impotencia.

*fotografía de blog.elpais

La matrona del Valle de Tsaranoro

Siguiendo virtualmente la formación de salud mental perinatal que imparte Ibone Olza y es una fantástica oportunidad para explorar la perinatalidad en las diversas culturas que voy conociendo.

He conocido a la matrona del Valle de Tsaranoro, en Madagascar, que no solo ayuda en los partos de las mujeres de su pueblo, si no a las mujeres de todo el Valle.

El valle recoge varias aldeas, separadas por largas distancias, caminos de tierra roja entre montañas, caminos que muchas recorren descalzas, como acostumbran. Esto implica que las mujeres, o ella, deben desplazarse a pie, para encontrarse y hacer juntas el trabajo de parto. En caso de complicaciones el hospital más cercano está a casi un día de distancia, es importante la organización.

La vida de las personas campesinas en Madagascar es muy dura, pero también de una belleza sobrecogedora.

En este poblado coincide que la matrona es la reina del valle, literalmente es la mujer del rei. El rei y la reina de los parajes viven en casas de paja y barro igual que los demás habitantes. La diferencia entre ellos y el pueblo solo los nativos la saben.

La reina se llama Madame Kajy y es una mujer alta, no de estatura si no de espíritu, su presencia invita al respeto.

La casa en que vive es la misma casa de partos, y es en su cama que la mayoría de las mujeres del poblado dan a luz. A la forma tradicional, las técnicas que utiliza para ayudar a la mujer y al bebé son con las manos desnudas. Ayudándose de tijeras o hoja de metal, para posteriormente dejar que el tejido cicatrice solo, no hay agujas ni hilo de sutura.

Empiezo a entender la ambivalencia de sentimientos en las embarazadas que, a veces, no se atreven con su tierno querer a dar nombre al bebé que esperan, ni siquiera a hablar de él. En hacer referencia al bebé en ellas se despierta una mirada de enorme felicidad.

A mí personalmente lo que más me gusta de trabajar con las mujeres embarazadas es su conexión con el no saber. Es por su apertura a lo infinito, una sabiduría que siempre me gusta sentir resonar.

En Madagascar más del noventa por ciento de la población es agricultora. El mayor cultivo es de arroz, pero en esta isla, clasificada como el cuarto país más pobre del mundo, crece de todo.

Dentro de la tierra hay cuevas de oro y piedras preciosas. A pesar de ello, la mayor parte de los recursos que nacen y se producen salen del corazón de la tierra para ir a parar a los barcos, el comercio que les espera para repartirlos por el mundo.

Personalmente veo a los habitantes de Madagascar como gente satisfecha y enormemente pacífica.

En la mayor parte del territorio no ha llegado la luz eléctrica, por tanto, ni la televisión ni internet. Son gente de mucha pureza e inocencia.

Tantos temas interesantes sobre los que yo les preguntaría, y no siempre es fácil, ya que tanto es diferente entre nosotras, al margen de ello, nos sentimos en unos silencios largos. Su mirada, el silencio y sus gestos de descanso, me dan mucha información, es como si vibrase en el aire. Como si el aire se llenase de palabras, pero de palabras que no sabemos decir. La distancia cultural es un abismo insalvable por ahora.

Por más que hablamos no puedo ayudar con mi nueva y joven profesión. Quisisera explorar con ellas las profundidades de los procesos. Pero solo las puedo mirar a los ojos, con una sonrisa de oreja a oreja, y así nos quedamos las dos durante un minuto o dos. Mirándonos. Ellas con su barriga que me mira y yo que le sonrío. Y es a ella, esta mujer embarazada a quien quisiera hacer tantas preguntas!

Repetir lo que ellas hacen, ayudarlas con las labores domésticas, son cosas que nos acercan. La mentalidad es muy sencilla, no se hacen demasiadas preguntas, no piensan más allá, no se si es por necesidad, por la falta de escolarización…La psicología es un terreno todavía inexplorado para la población.

Madam Kajy sigue pulcramente todas las tradiciones. Bendice a quien se cruza con unas palabras dulces y melodiosas, yo la sigo entre las hierbas y los pies descalzos, ya que vamos juntas al dispensario, es día de visita y las mujeres embarazadas van pasando a hacer los controles rutinarios, al final de la mañana hemos visitado a once de ellas.

Es difícil encontrar mujeres mayores que la matrona, Madam Kajy tendrá unos cincuenta años. La esperanza de vida media es de alrededor de los cincuenta y cuatro años.

En estas poblaciones la vida es corta y la muerte se presenta con su fuerza imprevisible, pero el tiempo se dilata y pasa lento, no lleva reloj,  si no el ritmo de los ciclos que mueven a todos los seres vivos.