Historia

Este blog comenzó en Abril de 2014 con una misión muy particular, ayudarme a acercar la dura realidad que padecen los refugiados de Iraq, Síria, Afganistán, que llegan a las costas europeas, a las personas cercana a mí.

Lo cree para escribir a mi familia, a mis amigos, lo que iba viviendo, lo tomé como una especie de salvavidas y acabó siendo un altavoz.

Estas personas que huyen para protegerse de la guerra, todavía a día de hoy, transcurridos más de dos años, siguen en una situación desoladora.

Después de esta experiencia y de mi colaboración en la ONG NPI descubrí el apasionante mundo de la mujer embarazada, ya que eso es lo que hacía en los campos, acompañarlas, escucharlas, ayudarlas.

Desde entonces camino dando la mano a la causa de la protección de la mujer embarazada, un ser maravilloso, impresionantemente potente e infinitamente vulnerable al mismo tiempo.

Me he formado posteriormente en Salud Mental Perinatal y pongo el foco en las emociones, la salud mental y el bienestar psíquico de las mujeres gestantes.

Este camino me ha llevado también a participar en distintos países del mundo, sobretodo de África, en el cuidado de las mujeres embarazadas.

He ido narrando en este blog algunas de las experiencias vividas desde entonces, de forma intermitente e indisciplinada, de forma correcta y otras veces simplista e idealizada.

Creo que lo importante es escribir, no dejar de hacerlo, ya que es a través de la práctica que se aprende a hacerlo. Para mí lo importante es comunicar, hacer llegar el mensaje, aunque no sea perfecto. Sobretodo cuando lo hago sin ánimo de lucro, para mí misma y por generosidad lo comparto, porque ya que invierto en hacerlo, me parece coherente que otras personas si quieren, puedan leerlo.